De acuerdo al Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5) la Discalculia es una condición que afecta la habilidad de adquirir destrezas matemáticas. Se pueden experimentar dificultades para entender conceptos numéricos, falta de comprensión intuitiva de los números y tener problemas para aprender hechos y procedimientos que involucren números, independientemente del nivel mental, de los métodos pedagógicos empleados, y de las perturbaciones afectivas que se observa en algunos niños. 
Se refiere como el equivalente a la dislexia pero en lugar de referirse a la lecto-escritura, se enfoca en la comprensión y realización del cálculo matemático.

La prevalencia de la discalculia entre la población escolar que oscila entre el 3% - 6%, siguiendo una distribución similar entre niños y niñas.
Las características y síntomas van a variar según la edad del pequeño. Los síntomas pueden resultar cambiantes y presentarse de forma diferente de un niño a otro.
Comienza a ser perceptibles en la etapa de preescolar, cuando se comienzan a desarrollar las habilidades del aprendizaje aritmético y persiste durante la infancia, adolescencia e incluso edad adulta.
Conforme van creciendo, estas dificultades se vuelven más evidentes.  Lo más importante es realizar una detección temprana, por eso, tanto padres como profesores deben estar alerta para identificar las dificultades y síntomas que pueden indicar el trastorno.

Síntomas en preescolar:
Dificultades para aprender a contar
Problemas asociados a la comprensión del concepto de número
Incapacidad para la clasificación y medición
Problemas para asociar los símbolos a los números
Escritura incorrecta de los números al copiarlos o en un dictado.
Errores de forma:  Confundir, por ejemplo, el número 9 con el 6, o el 3 con el 8.
Invertir la escritura de números
Errores de sonido:  Confundir números que suenan parecido: Por ejemplo el “seis” cono el “siete”
Síntomas a la hora de ordenar o secuenciar números:  Repite algún número dos o más veces.
No logra detenerse en el número que se le solicitó por ejemplo: si debe contar hasta el 5 se pasa y cuenta 6, 7… 
Omisión:  Suele presentarse como un síntoma muy frecuente, y se produce al saltarse uno o más números de una serie
Síntomas relativos a la secuencia:  No es capaz de empezar a contar desde un número determinado y tiene que decir la secuencia completa escribiéndola, o repitiéndola en voz baja.
Les cuesta reconocer y clasificar objetos por su tamaño y forma.

Síntomas en primaria:
Problemas para reconocer los símbolos aritméticos
Imposibilidad de aprender o recordar  estructuras matemáticas muy básicas,
 por ejemplo 1+2=3.
No son capaces de reconocer las palabras como:  “más grande que” o “menor a”
Uso frecuente de los dedos al contar
Dificultades para aprender y recordar el procedimiento de operaciones sencillas.
Tienden a saltarse pasos, no entienden bien el ejercicio que están realizando.
Empiezan las operaciones por el orden incorrecto.
Presentan dificultades con la alineación de las operaciones:
Dificultades en la mecánica de operaciones con transformaciones (con llevadas) 
No hay claridad en el manejo de decimales
Problemas en estimaciones
Bajos niveles de memoria mecánica, por ejemplo: tablas de multiplicar, números telefónicos, fechas importantes, etc. 
Dificultades a la hora de realizar cualquier cálculo mental básico.
No comprenden el enunciado de los problemas.
Presentan problemas para reconocer y decir la hora ya que el sentido de orientación es deficiente. 

Síntomas en bachillerato:
Dificultad para aplicar el conocimiento matemático a su vida diaria, por ejemplo: estimar un gasto, devolución de cambio, realizar presupuestos, etc.
Problemas a la hora de medir variables, por ejemplo, calcular a qué cantidad se corresponde 500g de arroz, o 250ml de leche, 1/3 kg de harina…
Dificultad para seguir instrucciones y mapas debido a mala orientación
Inseguridad a la hora de resolver problemas matemáticos sencillos. No entienden las diferentes fórmulas o caminos para resolver un mismo problema.
Dificultad a la hora de comprender gráficas , representaciones numéricas, incluso mapas.
No suelen ser buenos conductores  porque no calculan bien velocidades ni distancias.

Discalculia primaria:  Trastorno específico y exclusivo del cálculo, unido a lesión cerebral.
 
Discalculia secundaria:  Dificultad en el uso de símbolos numéricos y  realización de operaciones, especialmente las inversas. Va asociada a otros trastornos como dificultades del lenguaje, desorientación espacio-temporal y baja capacidad de razonamiento.
 
Disaritmética: Dificultad para comprender el mecanismo de la numeración, retener el vocabulario, concebir la idea de las cuatro operaciones básicas, contar mentalmente y utilizar sus adquisiciones en la resolución de problemas.
 
Discalculia espacial: Dificultad para ordenar los números según una estructura espacial. Suele ir acompañada de apraxia constructiva y desorientación espacio temporal. Problemas de razonamiento lógico-formal: Reversibilidad, seriación, ordenación, inclusión, descomposición. etc. Dificultades para la simbolización. Dificultades espaciales (se manifiestan en confusiones del sentido direccional de las operaciones). Y Descartando un C.I. bajo (inferior a 75) dificultades perceptivas, desescolarización o lesiones.
El diagnóstico de la discalculia se realiza con una valoración neuropsicológica y/o psicopedagógica, donde se evalúan otras funciones cognitivas, como la memoria, la atención, las capacidades viso -perceptivas y viso-espaciales y las funciones ejecutivas. Además, de valorar  la capacidad intelectual global, para determinar si las dificultades con el procesamiento numérico y el cálculo, son específicos o bien pueden ser secundarios a una baja capacidad intelectual.

Para diagnosticar una discalculia, el rendimiento debe estar dos cursos académicos por debajo del esperado.