De acuerdo al Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) el autismo es un trastorno neurobiológico del desarrollo que presenta anormalidades en la integridad neuronal de la corteza prefrontal.

Se caracteriza por varios grados de discapacidad en las habilidades de:

* Comunicación social y conducta

* Los patrones de comportamiento, intereses y actividades restringidos, repetitivos y estereotipados. (incluyendo problemas de integración sensorial)

 

Desde mayo de 2013 dejaron de mencionarse los tipos de Autismo que habían y se modificó a hacer uso de un continuo nivel de severidad (leve---severo) que permite identificar sólo el grado del trastorno padecido, ya que no hay una línea clara que diferencia cada uno por lo que se eliminaron los tipos que antes se mencionaban que eran: el Síndrome de Asperger, el Síndrome de Rett, el Trastorno Desintegrativo de la Infancia, el Desorden Pervasivo de Desarrollo no Especificado (DPD- NE)  y el Autismo Clásico o de Kanner.

 

El autismo es hereditario y, en algunos casos, aparece en las primeras semanas o meses de edad, presentándose a lo largo de la vida de la persona.

 

Los síntomas del autismo varían de persona a persona, así como su severidad en las áreas afectadas. Afecta todas las razas, países y niveles socioeconómicos.

La probabilidad de tener autismo es cuatro veces mayor en los varones que en las mujeres. En E.U.A se habla de 1 de cada 63 nacimientos, en México no contamos con datos oficiales sobre la incidencia del autismo, sin embargo, basado en un artículo realizado en 2016 por Autism Speaks se menciona que hay alrededor de un millón de personas que lo padecen, es decir 1 de cada 115 niños lo presenta. 

  • Es un trastorno de nacimiento.
  • Es hereditario.
  • Con frecuencia involucra pérdidas en más de un área. (motricidad, lenguaje, integración sensorial, social, emocional, etc)
  • Involucra problemas en la interacción social. 
  • Problemas en el desarrollo de la comunicación: el lenguaje está ausente en el 50% de los casos. 
  • Las personas con autismo presentan también conductas motoras inadecuadas: movimientos de estereotipadas de manos, balanceo del cuerpo, se aferran a la repetición o a la rutina.
  • Varios individuos presentan un CI bajo, particularmente en aspectos no verbales.
  • Se acompaña de otras condiciones como el Síndrome X frágil, Síndorme de Down, hipoacusia, etc. 
  • Los síntomas del autismo típicamente están presentes durante toda la vida de la persona. Cuando aparecen tardíamente son más funcionales a excepción de la socialización.
  • Las personas con autismo tardan en adquirir el auto cuidado.

Como ya se mencionó anteriormente, el diagnóstico va en referencia a los especificadores de gravedad, es decir, Grado 1 “Necesita ayuda”, Grado 2 “Necesita ayuda notable”, Grado 3 “Necesita ayuda muy notable”. Es importante mencionar que dicho diagnóstico es de tipo lineal, es decir, que conforme se vaya dando tratamiento y estrategias la funcionalidad de la persona puede mejorar.

Ya que los indicadores (habilidades sociales, lingüísticas, verbales y algunos comportamientos) siguen utilizándose para la identificación del nivel del TEA, y existen muchas personas con estos diagnósticos creemos conveniente revisar cada una de las anteriores clasificaciones del autismo.


1. Autismo Clásico o de Kanner

El autismo clásico o autismo de Kanner, llamado así por el psiquiatra que describió al autismo en 1950, es la forma más severa del trastorno. Es conocido como Trastorno Generalizados del Desarrollo o TGD (Pervasive Developmental Disorders or PDD) o trastornos del espectro autista o TEA.  El rango de los síntomas va de leve a severo.


2. Síndrome de Asperger (Asperger Syndrome)

Esta condición fue originariamente descrita por Hans Asperger en Viena en 1944. Existe alta probabilidad de reincidencia en los miembros de la familia. Hasta ahora, algunos clínicos usan el término para referirse a una persona con autismo que tiene un coeficiente intelectual (CI) dentro del rango normal a superior del promedio, o a adultos con autismo o desórdenes del desarrollo no especificados. Las definiciones recientes enfatizan una diferencia significativa con el autismo en referencia con mejores habilidades de comunicación, particularmente verbal. Pareciera que las condiciones se perciben cuando menos en parte, en ciertas formas de problemas de aprendizaje, como sería el Síndrome No Verbal (Rourke, 1989).

No presentan retraso significativo en:

  •     La adquisición del lenguaje.
  •     Desarrollo cognitivo.
  •     Desarrollo en las habilidades en el primer año de vida.

Características especiales en el lenguaje

Problemas en la comunicación. Impedimento en el lenguaje no verbal, receptivo y/o expresivo.

No presentan la habilidad de hacer inferencias apropiadas sobre las intenciones comunicativas de otros, por lo que son socialmente inapropiadas.

No manejan empatía ni intuición.

Problemas en pragmática

El nivel de vocabulario es muy elevado.

El desarrollo de lenguaje antes de los 5 años en niños con Asperger, tiene mejor pronóstico.

El lenguaje varía de acuerdo al grado de autismo y su nivel de desarrollo.

Prosodia característica

Ecolalia debida a la imposibilidad de producir un lenguaje espontáneo y comprenderlo (Méndez, 2002).

Inconsistente al utilizar gestos.

Características sociales

Problemas en interacción social.

Demanda constante atención de los adultos.

Problemas con pronombres personales. Yo y/o tú más que un problema de lenguaje, es un problema de relaciones sociales, perspectiva cognitiva y significado lingüístico que los representa a ellos.

Restringidos en conductas e intereses.

Actitudes inesperadas.

Inhabilidad para realizar las demandas del día a día (factor decisivo para el diagnóstico).

Conciencia pobre y torpe del cuerpo.

Problemas conductuales: Conductas agresivas, negativismo

Características cognitivas

Juego imaginario.

Presenta inteligencia normal o incluso superior a la media, debido a esto el entorno no los percibe como autistas sino como personas con un comportamiento diferente.


3. Síndrome de Rett (Rett Syndrome)

 El primer reporte que se tiene sobre el Síndrome de Rett es de 1966. Aunque el DSM-IV (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (en inglés Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, DSM) de la Asociación Psiquiátrica de los Estados Unidos (American Psychiatric Association) no excluye el criterio de género, la literatura documentada sólo reporta casos de mujeres.

La prevalencia es de 3.8 por cada 10 mil mujeres.

Se manifiesta entre los 6 y 18 meses de edad después de un desarrollo normal.

Ocurre una desaceleración en el crecimiento de su cabeza.

Características de la comunicación

Desaparecen las habilidades del lenguaje.

Desaceleración en sus conductas, incluyendo la adquisición de lenguaje, así como el uso voluntario de sus manos.

Características de la cognición social

Se detiene el interés social.

Se desarrollan conductas estereotipadas.

El síntoma más clásico es el movimiento de “lavado de manos”, el cual aparece después de perder el movimiento voluntario de manos.

Por lo general, presentan retardo mental.

Se presentan episodios de berrinches.

Más de la mitad de estos niños presentan desórdenes en el sueño.

Se presentan problemas particulares con la adquisición de las habilidades requeridas en el equilibrio motor al caminar.


4. Desorden Pervasivo de Desarrollo No Especificado (DPD- NE)  (Pervassive Developmental Disorder NO Specified (PDD- NOS)

El desorden pervasivo del desarrollo no especificado es un subgrupo que comparte condiciones y rasgos de autismo y de otros desórdenes del desarrollo. El término Desorden Pervasivo no Especificado también llamado “DPD atípico o “Autismo atípico” y está incluido en el DSM IV, (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (en inglés Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, DSM) de la Asociación Psiquiátrica de los Estados Unidos (American Psychiatric Association) para abarcar a individuos con un impedimento de interacción, comunicación, así como patrones de conductas sociales y/o rutinas estereotipadas  que no cumplen con la sintomatología del autismo.

Mientras que es típicamente observable el déficit en relaciones y en sensaciones inusuales, sus habilidades sociales son mejores y presentan menos berrinches que los individuos con un  autismo clásico.

Características sociales

Impedimento en la reciprocidad social y la capacidad de desarrollo de empatía.

Problemas para el manejo de afectos, modulación afectiva y patrones para relacionarse.

Características de comunicación

Falta de comprensión en comunicación verbal o no verbal. 


5. Desorden Desintegrativo Infantil  (Childhood Desintegrative Developmental Disorder)

El trastorno o síndrome desintegrativo de la infancia, también conocido como Síndrome de Heller o Psicosis Desintegrativa, es un padecimiento poco frecuente caracterizado por un aparente desarrollo normal antes de la aparición tardía (2- 5 años de edad) de retrasos o pérdida de habilidades en el desarrollo del lenguaje, la función social y las habilidades motrices.

La estadística marca 10% del total de diagnósticos por debajo de un autismo típico.  

Los niños tienen fases premonitorias que marcan el deterioro.

Hay una o varias señales que pueden durar semanas y, en otras ocasiones, pueden ser graduales. Ejemplos de estas señales en el niño pueden ser, conductas de agitación, ansiedad y de euforia.

 Características del lenguaje:

Una vez que se ha expresado por medio de oraciones puede presentar mutismo o regresión en el lenguaje. Limitación en el vocabulario, marcada inhabilidad pragmática

 

Síntomas conductuales o afectivos 

Falta de interés en el medio ambiente

Inhabilidad social marcada

Conductas inusuales o inesperadas, pero en menor grado que el niño autista.   

Temas de interés circunscritos.

 

Deterioro en el auto cuidado  

Deterioro en actividades de auto cuidado especialmente en el baño.

 

6. Desorden Múltiple del Desarrollo (Multiplex Developmental Disorder)

Cohen, et al. (1986) crea el término Desorden Múltiple del Desarrollo (MDD) para describir a los niños que presentan, desde edad temprana, severas deficiencias sociales y comunicativas que son características del autismo, aunadas a alguna inestabilidad emocional y desorden en el proceso del pensamiento. Sin embargo, estos niños reciben muchas veces como diagnóstico de Desorden de desarrollo - No Especificado (DPD-NE) por clínicos que quizás no están familiarizados con el término. A diferencia de la esquizofrenia, los síntomas de MDD surgen en la niñez temprana, casi siempre en los primeros años de edad, y persisten a lo largo del desarrollo.

El criterio para el diagnóstico del MDD debe incluir síntomas de las tres categorías siguientes: 

Limitado comportamiento social/ susceptible, similar al visto en autismo, como:

Desinterés social

Indiferencia

Evasión a las otras personas

Impedimento para relacionarse con compañeros

Ambivalencia

Capacidad limitada para la empatía o para entender lo que piensan y   sienten los otros

Los síntomas afectivos incluyen:

Limitación para regular lo que sienten

Ansiedad inapropiada e intensa

Pánico recurrente


Los síntomas del desorden de pensamiento son:

Intrusión repentina e irracional en pensamientos normales

Pensamiento mágico

Confusión entre la realidad y la fantasía

Pensamientos paranoicos o fantasías de poderes especiales

Actualmente, el MDD es una categoría de investigación que no tiene implicaciones de tratamiento o educativas específicas. Como se sabe poco de este trastorno, es prematuro sugerir intervenciones especiales. Los niños con síntomas de MDD deben ser atendidos por un grupo multidisciplinario, con programas individualizados especializados, en colaboración con los padres y maestros, para tratar sus fortalezas y necesidades. Los padres deben consultar con un psiquiatra qué medicación será adecuada para los síntomas que se presentan.  


Las siguientes señales de alerta podrían indicar que un niño está en riesgo y, por lo tanto, se debe acudir con un terapeuta del lenguaje, psicólogo o neurólogo infantil para que le realice estudios que determinen si su desarrollo es normal:
Poca respuesta ante la vocalización de los adultos.
En raras ocasiones voltea a ver la cara del adulto con el que está interactuando.
Ausencia de expresión no verbal (gestos) y de patrones de vocalización (balbuceo).
Patrones extraños o inusuales de movimiento. Por ejemplo; la forma en la que agarra los objetos o se rueda y, en niños mayores, la forma en que gatea y/o formas extrañas de pasar de una postura a otra.
Cualquier pérdida en el habla, balbuceo o habilidades sociales a cualquier edad.

0-6 meses
No tiene contacto visual con la madre a la hora de amamantarlo.
A los 6 meses o a partir de entonces no muestra grandes sonrisas u otras expresiones cálidas y de alegría.

9-12 meses
No responde por imitación a sonidos o sonrisas, ni a ninguna otra expresión facial.
Limitadas intenciones no-verbales de comunicación (mover la mano para decir adiós o señalar)
Limitada o nula comunicación social, como señalar, enseñar, compartir (ofrecer una mordida de pan, “llamar” a mamá desde la silla)
Reducida variedad de sonidos que produce al balbucear.
Poca utilización de balbuceo al interactuar, para pedir alimento o solicitar que lo mimen.
Baja comprensión de los gestos. Por ejemplo, cuando se le dice “no” con la cabeza.
Fijación excesiva en objetos en movimiento, como el movimiento de las llantas de un coche de juguete.
No responde cuando se le llama por su nombre, a partir de cumplir los 10 meses.

14-16 meses (1.2 a 1.4 años)
Poca atención al hablante.
No aparecen las primeras palabras.
Repite como eco lo que otras personas dicen (ecolalia), sin que haya una interacción social ni comunicativa.
No inicia una interacción de juego ni comunicativa viendo a los ojos.
Dificultad o ausencia para respetar turnos.
Conductas repetitivas o búsqueda sensorial, como oler las cosas antes de manipularlas.
Bajo seguimiento de secuencias en un juego (Ejm: la comidita).

24 meses
No produce frases coherentes de dos palabras, sin imitar ni repetir.
Fijación por ver vídeos o películas y memorizar sus diálogos.

El diagnóstico y la intervención temprana, pueden contribuir a mejorar la calidad de vida de la persona y quienes la rodean.
El diagnóstico puede ser difícil de hacer debido a que no existen pruebas médicas, como un análisis de sangre, una radiografía o análisis para diagnosticarlo. Para hacerlo, los médicos especializados observan el comportamiento y el desarrollo del niño.

A veces, puede detectarse a los 18 meses de edad o incluso antes. Sin embargo, la mayoría de los diagnósticos se da a los 2 años de edad, es importante mencionar que, a pesar de acudir con profesionistas calificados, muchos niños no reciben un diagnóstico final hasta que son mucho más grandes. Este retraso significa que es posible que hay niños con TEA podrían no obtener la ayuda que necesitan.
El diagnóstico de un TEA consta de dos pasos:
Evaluación del desarrollo
Evaluación diagnóstica integral

Evaluación del desarrollo
La evaluación del desarrollo ese va dando en las visitas de rutina al médicos y s eles realiza para detectar retrasos del desarrollo y discapacidades. Esta evaluación consiste en una prueba corta que indica si los niños están aprendiendo las destrezas básicas a su debido tiempo o si es posible que tengan retrasos. Durante la evaluación del desarrollo, es posible que el médico les haga algunas preguntas a los padres o que hable y juegue con el niño durante el examen a fin de observar cómo aprende, habla, se comporta y se mueve. Un retraso en cualquiera de estas áreas puede ser señal de que hay un problema.

Evaluación diagnóstica integral
El segundo paso del diagnóstico es una evaluación integral. Esta revisión minuciosa puede incluir observar el comportamiento y desarrollo del niño, y entrevistar a los padres. Es posible que también incluya una evaluación de la audición y la vista, pruebas genéticas, neurológicas y otras pruebas médicas.
Para esta evaluación es necesario acudir con los especialistas capacitados en ello, los cuales pueden incluir: pediatras, psicólogos, paidopsiquiatras, terapeutas de lenguaje, entre otros. 

Algunas de las pruebas que se utilizan son: 
M-CHAT
Prueba de referencia para la detección de Autismo entre los 18 y 24 meses de edad, que consiste en un cuestionario de preguntas a los padres.

CAST
Escala para padres donde se plantean comportamientos que sugieren el riesgo de la presencia de un cuadro de Síndrome de Asperger u otras condiciones clínicas relacionadas.  Válida para niños y niñas entre 4 y 11 años. 

CSBS DP Cuestionario del bebé y niño pequeño
Escala desarrollada para valora 7 predictores del lenguaje: emoción y uso del contacto ocular, uso de la comunicación, uso de gestos, uso de sonidos, uso de palabras, comprensión y uso de objetos.  Evalúa competencias socio-comunicativas entre los 6 meses y los 2 años y medio para niños entre 6 meses y 6 años de edad cronológica.  Es capaz de detectar Trastornos del Espectro del Autismo, así como otros problemas del desarrollo socio-comunicativo.

ADI-R (Entrevista Diagnóstica de Autismo-Revisada) es una entrevista clínica que permite una evaluación profunda de sujetos con sospechas de autismo o algún Trastorno del Espectro Autista (TEA). Se centra en las conductas que se dan raramente en las personas no afectadas.

ADOS (Autism Diagnostic Observation Schedule ) Escala de Observación para el diagnóstico del Autismo. es una evaluación estandarizada y semiestructurada de la comunicación, la interacción social, el juego o el uso imaginativo de los materiales y las conductas restrictivas y repetitivas dirigida a niños, jóvenes y adultos de los que se sospecha que presentan un trastorno del espectro autista (TEA) 

CARS (Childhood Autism Rating Scale) es una escala de evaluación de comportamiento que pretende ayudar al diagnóstico de autismo. Fue diseñada para ayudar a diferenciar a niños con autismo de aquellos que tienen problemas de desarrollo, tardanzas en su desarrollo, como discapacidad intelectual.

1. Análisis Conductual Aplicado (Applied Behavioral Analysis or ABA) 
Modelo enfocado en el aprendizaje de habilidades y la reducción de conductas problemáticas basado en el “condicionamiento operante” de Skinner. También llamado Modelo Lovaas, por su pionero, el Dr. Ivar Lovaas, o entrenamiento experimental discreto (Discrete Trial Teaching o DTT), por su técnica de enseñanza primaria.
La mayoría de los programas ABA manejan de 35 a 40 horas de terapia semanales.  Generalizando dicho trabajo en el contexto familiar. 

2.Tiempo de suelo (Floortime) 
Desarrollado en los años 80 por el Dr. Stanley Greenspan establecido a partir del modelo basado en el desarrollo, las diferencias individuales y las relaciones (Developmental Individual Difference Relationship Model o DIR). La meta es ayudar al niño  a alcanzar seis hitos en el desarrollo que contribuyen a su  crecimiento emocional e intelectual:

•Autorregulación e interés en el mundo que lo rodea 
•Intimidad o un amor especial por el mundo de las relaciones humanas 
•Comunicación bidireccional 
•Comunicación compleja 
•Ideas emocionales 
•Pensamiento emocional

3.Entrenamiento en Respuestas Centrales (PRT) 
Fue desarrollado por el Dr. Robert L. Koegel, la Dra. Lynn Kern Koegel y la Dra. Laura Shreibman.  Es un modelo de intervención conductual basado en los principios de ABA.Utilizado para enseñar lenguaje, reducir conductas perjudiciales o autoestimulantes y aumentar habilidades sociales, académicas y de comunicación al enfocarse en partes  importantes o “centrales” (Ej: motivación para iniciar una conversación), de una amplia gama de conductas. La meta es producir cambios positivos en las conductas centrales, dirigido por el niño utilizando refuerzos directos y naturales, lo que llevaría a un mejoramiento de las habilidades de comunicación, destrezas de juego, conductas sociales y la capacidad del niño de poder auto controlar su propia conducta.

4.Intervención para el desarrollo de las relaciones (RDI) 
Es un sistema de modificación de conducta a través del refuerzo positivo. Fue desarrollada por el Dr. Steven Gutstein como un tratamiento basado en los padres, utilizando la inteligencia dinámica (dynamic intelligence). Su meta es mejorar la calidad de vida del individuo  a largo plazo, al ayudarlo a mejorar sus habilidades sociales, su adaptabilidad y su autoconocimiento.
 
5. Modelo SCERTS (Comunicación social /regulación emocional /apoyo transaccional) (Social Communication/Emotional Regulation/Transactional Support) 
Es un modelo educativo desarrollado por Barry Prizant, Ph.D., Amy Wetherby, Ph.D., Emily Rubin y Amy Laurant, que utiliza prácticas de otras terapias incluyendo ABA (en la forma de PRT), TEACCH, Floortime y RDI. El Modelo SCERTS promueve que el niño inicie la comunicación durante las actividades cotidianas. Su interés primordial es ayudar a los niños con autismo a alcanzar un “progreso auténtico”. Esto se define como la capacidad de aprender y aplicar espontáneamente habilidades funcionales y relevantes a una variedad de entornos y con una variedad de compañeros.
 
El acrónimo SCERTS se refiere a su énfasis en:
“SC” o Comunicación social
“ER” o Regulación emocional 
“TS” o Apoyo transaccional
 
6.Tratamiento y educación de niños con autismo y problemas de comunicación relacionados (TEACCH) 
Es un programa de educación especial desarrollado por Eric Schopler, Ph.D. y sus colegas en la Universidad de Carolina del Norte, a principios de los años 70.
El enfoque de la intervención TEACCH se llama “enseñanza estructurada”, diseñado para sacar provecho a las fortalezas relativas y a la preferencia por procesar la información visualmente dentro de la escuela, mientras se toman en consideración las dificultades conocidas dentro de la “cultura del autismo” y que  son relevantes en la manera de aprender. Creando un ambiente académico especial con apoyos diseñados especialmente para el niño. 

7. Conducta Verbal (VB) 
Es un método de terapia conductual basado en los principios de ABA, con un enfoque diferente para la adquisición y funcionamiento del lenguaje, que puede utilizarse como una extensión del programa ABA.
El método de conducta verbal usa el análisis de Skinner como base para enseñar lenguaje y moldear la conducta al desarrollar una conexión entre una palabra y su valor.

8. Modelo Denver (Universidad de Colorado Health Sciences Center) 
Implementado en 1981 como modelo escolar que funcionó como demostración de un día de programa. Se basa en que el juego es la premisa para el aprendizaje social, emocional, comunicativo y cognitivo en la infancia temprana. La función del adulto varía dependiendo de los objetivos de aprendizaje que se tengan. Las metas son incrementar el nivel cognitivo, particularmente el área de funciones simbólicas; incrementar la comunicación a través de gestos, de signos y palabras; aumentar el crecimiento emocional y social a través de la relación con adultos y compañeros. En 1998 la unidad cerro y la intervención fue cambiada a contextos mas naturales en casa y en preescolar con sus compañeros (Rogers et al., 2000).

9. Pivotal Response Model (Modelo de Respuesta fundamental) (Universidad de California en Santa Bárbara) 
Desarrollado en  1979, utilizado como enfoque de educación de los padres y el objetivo final del modelo es proporcionar a las personas con autismo la posibilidad de participar en actividades integrales. En las primeras etapas, este modelo utiliza un modelo conductual (ABBA). La estrategia primordial es apuntar a un cambio fundamental en ciertas áreas (por ejemplo, la capacidad de dar respuesta a múltiples estímulos, motivación, auto-gestión y auto-iniciación). Los objetivos específicos están dirigidos en el currículo a las áreas de comunicación, de autoayuda, de habilidades académicas, sociales y recreativas (Koegel et al., 1998).

10. Young Autism Project (Proyecto para jóvenes autistas) (Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) 
El desarrollo de este programa se basa en investigaciones previas con niños mayores y adolescentes con autismo y la aplicación en los niños pequeños con autismo se inició durante la década de 1970. El plan de tratamiento conductual se entrega después de un proceso de formato llenado por los padres y terapeutas entrenados que trabajan en el hogar del niño. El tratamiento se centra principalmente en el desarrollo del lenguaje y principios de las habilidades cognitivas y la disminución de los rituales excesivos, rabietas, y comportamientos agresivos. El primer año de la intervención está dirigido a enseñar a los niños a responder a peticiones básicas, a imitar, a comenzar a jugar con los juguetes, e interactuar con sus familias. Durante el segundo año, el enfoque en la enseñanza del idioma continúa, las descripciones de currículo mas recientes muestran un cambio frente a la enseñanza de  la discriminación de emociones, las habilidades pre-académicas y el aprendizaje por observación. Para los niños que entrarán eventualmente a un ambiente integrado, un auxiliar docente  (monitor) lo ayudará en la participación en estos ambientes. (Smith et al., 2000a).

11. Walden Early Childhood Programs (programas de primera infancia) (Escuela de Medicina de la Universidad de Emory) 
El programa de Walden fue desarrollado en 1985 en la Universidad de Massachusetts en Amherst, donde la función principal era como un laboratorio de pre-escolar para dar cabida a la investigación en la enseñanza incidental. Después de la reubicación de la Universidad de Emory en Atlanta, los programas de pre-kinder y kínder se han añadido para completar un proceso continuo de intervención temprana. Las aulas están constituidas por niños con autismo con  la mayoría de compañeros típicos. El enfoque de enseñanza incidental se basa en la investigación del comportamiento, aunque hay influencias del desarrollo en la selección de metas. Existe un programa para infantes, con dos componentes principales que son la escuela y el hogar, y los objetivos iniciales incluyen el establecimiento de un compromiso sostenido, el lenguaje verbal funcional, la capacidad de respuesta a los adultos, la tolerancia, la participación con sus compañeros típicos, y la independencia en la vida diaria (por ejemplo, el control de esfínteres) . La educación preescolar está dirigida a la expansión lingüística y la formación a partir del entrenamiento de la interacción con sus pares. El pre-kinder  enfatiza las interacciones con los compañeros, las habilidades académicas, y los comportamientos convencionales de la escuela (McGee et al., 2000).

12. Project DATA (Developmentally Appropriate Treatment for Autism) (Universidad de Washington) 
Proyecto DATA (por sus siglas en inglés de tratamiento apropiado para el desarrollo de autismo) es un programa basado en la escuela para niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA). El proyecto fue desarrollado como parte de una donación de la demostración del modelo del Departamento de Educación de EE.UU. con un fuerte apoyo en especie de las Escuelas Públicas de Seattle. En la actualidad el componente de datos pre-escolar es financiado por una combinación de dinero del distrito escolar y las donaciones privadas.

13. Children’s Unit (Universidad Estatal de Nueva York en Binghamton) 
Este programa fue diseñado en 1975 como un curso intensivo a corto plazo (aproximadamente 3 años) para niños con trastornos graves de conducta. De acuerdo con el propósito original, el programa opera desde una perspectiva de déficit orientada que busca identificar los factores más cruciales en la prevención de un niño para beneficiarse plenamente de los servicios en la comunidad local. El programa utiliza principalmente ABBA. Se realiza un plan de tratamiento individualizado y existe un sistema de evaluación computarizada y monitoreada (Romanczyk et al., 2000).

14. Developmental Intervention Model (Modelo de Intervención en el desarrollo) (The George Washington University School of Medicine) 
Como en el modelo Denver, este enfoque está basado en una orientación de desarrollo. Hay un componente de origen de una intensa interacción de trabajo de juego libre (floor time), en el que un adulto sigue el juego del niño y la interacción que el busca. El plan de trabajo está dirigido a las seis capacidades del desarrollo: Atención compartida y regulación; compromiso; reciprocidad afectiva y comunicación a través de gestos; complejidad, pre-simbolismo, compartir la comunicación social y la resolución de problemas; el uso simbólico y creativo de las ideas; y el uso lógico y abstracto de las ideas y del pensamiento (Greenspan y Wieder, 1999).

15. Douglass Developmental Center ( Universidad de Rutgers) 
El centro abrió sus puertas en 1972 para servir a los niños mayores con autismo y los programas para preescolares se añadieron en 1987. Douglass tiene ahora un plan de tres programas que sirven para niños pequeños con trastornos del espectro autista, incluido un curso de intervención intensivo en el hogar, un pequeño grupo de segregación en edad preescolar, y un sistema integrado de educación preescolar. El plan de estudios es el desarrollo secuencial y utiliza técnicas de ABBA, a partir de formatos discretos al juicio y el cambio a través del continuo de los procedimientos más naturales. La instrucción inicial se centra en el cumplimiento de la enseñanza, las habilidades cognitivas y de comunicación, las habilidades sociales rudimentarias, y el control de esfínteres, así como en la eliminación de los problemas graves de conducta. El aula en pequeños grupos hace hincapié en la comunicación, las habilidades cognitivas y las habilidades de auto-ayuda, la intervención social comienza en la forma de juego interactivo con los maestros. El énfasis en el aula integrada se basa en la comunicación, la socialización y habilidades pre-académicas (Harris et al., 2000).

16. Individualized Support Program (Programa de Apoyo Individualizado) (Universidad de South Florida en Tampa) 
El  programa de capacitación para padres desarrollado en el oeste de Virginia sirvió como precursor de este modelo, que se inició en su forma actual en 1987. El Programa de Apoyo Individualizado se lleva a cabo en los hogares  de los niños  y en la comunidad durante un período relativamente corto de asistencia intensiva y seguimiento permanente. El programa está destinado a ser adjunto al programa de los servicios diarios de educación especial. En concreto, se orienta a ayudar a las familias a adquirir los conocimientos y las habilidades necesarias para resolver problemas, así como la competencia y la confianza necesaria para continuar la intervención efectiva y la promoción en el curso de la historia educativa de sus hijos.  Los elementos esenciales del modelo son: el desarrollo de habilidades de comunicación funcional, la facilitación de la participación del niño en entornos socialmente incluyentes, y apoyo a la familia de manera multifacética (Dunlap y Fox, 1999a, 1999b).

17. Learning Experiences, an Alternative Program for Preschoolers and their Parents (LEAP) Preschool (Experiencias de Aprendizaje, un programa alternativo para niños en edad preescolar y sus padres)
LEAP abrió sus puertas en 1982 como un programa de demostración financiado con fondos federales y poco después se incorporo al Programa de Intervención Temprana en el Instituto Psiquiátrico Western  de la Universidad de Pittsburgh. En los últimos años, las aulas originales siguen funcionando en Pittsburgh, pero las nuevas aulas de LEAP se están desarrollando en el Sistema Escolar Público de Denver. LEAP incluye un programa pre-escolar y un programa de entrenamiento de habilidades conductuales para los padres, así como las actividades de alcance nacional. LEAP fue uno de los primeros programas en el país en incluir a niños con autismo en aulas regulares, y el plan de estudios es muy conocido por sus intervenciones con compañeros mediadores de habilidades sociales. El plan de trabajo individualizado tiene objetivos en las siguientes áreas de desarrollo: la vida social, emocional, lenguaje, comportamiento adaptativo, cognitivo y físico. (Strain y Cordisco, 1994; Colar y Hoyson, 2000).