Las siglas SCERTS hacen referencia al enfoque de:

SC (Social Communication) = Comunicación Social.- El desarrollo de la comunicación funcional, la expresión emocional espontánea y de relaciones seguras y de confianza, entre el niño con el espectro autista y su familia.

ER (Emotional Regulation) = Regulación Emocional.- El desarrollo de la habilidad, por parte del menor que tiene este trastorno, para mantener un estado emocional bien regulado, que le hará capaz de lidiar con la tensiones de la vida diaria y estar lo más disponible posible para aprender e interactuar socialmente con los demás.

TS (Transactional Support) = Apoyo Transaccional.- El desarrollo y la implementación de los apoyos para ayudar a los adultos a responder a las necesidades e intereses del niño, a modificar y adaptar el ambiente y a proveerle las herramientas para que el menor pueda realizar el aprendizaje (Ej.: comunicación a través de dibujos, horarios escritos, apoyos sensoriales). También son desarrollados planes específicos para proveer apoyo, tanto social como emocional, a las familias, y para fomentar la colaboración entre profesionales.


El equipo de personas que colaboró para crear este modelo, incluye a Barry Prizant, Amy Wetherby, Emily Rubin y Amy Laurent, quienes tienen formación en: patología del habla y del lenguaje, educación especial, psicología, terapia ocupacional y prácticas concentradas en la familia.


SCERTS es un modelo educativo y terapéutico innovador, usado con niños que tienen el trastorno del espectro autista, así como con su familia. Provee normas específicas para ayudar al niño a convertirse en un ser comunicativo, competente y seguro de sí mismo, mientras se evitan comportamientos problemáticos que pueden interferir con el aprendizaje y el desarrollo de sus relaciones interpersonales. También está diseñado para ayudar a familias, educadores y terapeutas a trabajar cooperativamente, como equipo, de una manera cuidadosamente coordinada, para maximizar el progreso en la ayuda del niño. (Prizant, Wetherby, Rubin, Laurent & Rydell, 2006).


Se enfoca en los retos más significativos que enfrentan los niños con el trastorno del espectro autista y sus familias.  Este trabajo se realiza en colaboración entre la familia y los profesionales encargados del tratamiento del niño, para dar prioridad a los apoyos que se requieren, y así  tener los mejores resultados a largo plazo, tal y como lo indica el Consejo Nacional de Investigación (National Research Council, 2001; Educating Children with Autism o Educando a Niños con Autismo). Para esto, este modelo educativo provee un plan, tanto a los miembros de la familia como a la escuela, para implementar un programa integral basado en evidencia, que mejorará la calidad de vida de los niños y sus familias.


El modelo SCERTS puede aplicarse a niños y adultos con distintos niveles de habilidades del desarrollo, incluso a personas verbales y no verbales. Es un modelo útil de vida que puede usarse desde el diagnóstico inicial, durante los años escolares y en adelante. Puede ser adaptado para satisfacer las exigencias especiales de personas con el trastorno del espectro autista en distintos ambientes sociales, incluyendo la casa, la escuela, la comunidad y también en ambientes de trabajo.


El modelo SCERTS incluye un proceso de evaluación bien coordinado que ayuda al equipo a medir el progreso del niño y a determinar los apoyos que deberán utilizar los compañeros sociales del mismo (educadores, amigos y familiares). Este proceso de evaluación asegura que:

  • Sean escogidas metas funcionales, significativas y apropiadas para las áreas del desarrollo.
  • Sean respetadas las diferencias individuales en el estilo de aprendizaje, intereses y motivaciones del niño.
  • Sean entendidas y respetadas, la cultura y el estilo de vida de la familia.
  •  El niño se mantenga ocupado en actividades significativas y útiles durante el día.
  • Los apoyos sean desarrollados y utilizados consistentemente por todos los compañeros del niño, en todo tipo de actividades y ambientes.
  • Sea medido sistemáticamente el progreso del niño.
  • Sea evaluada frecuentemente la calidad del programa para verificar que se esté implementando correctamente.

SCERTS provee un método sistemático que asegura la selección  de las destrezas específicas y los apoyos apropiados, con base en  objetivos educativos, para aplicarlos consistentemente durante el día a día del niño. Este modelo,  permite a la familia y a los equipos educativos escoger entre distintas prácticas disponibles, para proveer un programa que desarrolle eficazmente sus conocimientos y habilidades.


Una de las cualidades más importantes de SCERTS es que incorpora y puede combinar prácticas de otros programas, como el Análisis Conductual Aplicado (ABA), el Entrenamiento en Respuestas Centrales (PRT), las Experiencias de Aprendizaje: Un Programa alternativo para Preescolares y sus Padres (LEAP), el Tratamiento y Educación de Niños con Autismo y Problemas de Comunicación Relacionados (TEACCH), Tiempo de Suelo (Floortime), Intervención para el Desarrollo de las Relaciones (RDI), etc.


El modelo SCERTS se diferencia, mayormente, del modelo ABA “tradicional” -una técnica que típicamente se enfoca en las reacciones de los niños a ensayos directos, los cuales son dirigidos por un adulto-, en que promueve la comunicación iniciada por el niño durante sus actividades diarias, y se basa en el aprovechamiento intensivo de investigaciones sobre el desarrollo del niño y de los seres humanos. Se enfoca en ayudar a personas con autismo a realizar “Progreso Auténtico (Authentic Progress)”, que es definido como la habilidad para aprender y aplicar las destrezas funcionales y relevantes a una variedad de ambientes y personas, de manera espontánea.





El Centro Hacer para Ser busca orientar y motivar a los padres y maestros de niños con dificultades en la comunicación, sin importar su etiología, a tomar un rol activo en el tratamiento dentro de esta área, según las propuestas y certificaciones del Centro Hanen.


Con sede en Toronto, Canadá, y desde hace más de 35 años, el Centro Hanen se dedica a la creación de entrenamientos, programas y materiales que promuevan el desarrollo del lenguaje en niños con dificultades en esta área, a partir de la participación e intervención de sus padres, terapeutas y maestros.


La filosofía del Centro Hanen se centra en guiar a los cuidadores a plantear objetivos específicos de interacción, lenguaje y juego para ser alcanzados a través de estrategias aplicadas de manera metódica en las actividades cotidianas y significativas, llevadas a cabo con los niños en los entornos en los que normalmente se desenvuelven.


El método “Neuromotriz B.N.B”. Behaviors-Neurological-BaseChildren´s, (Conductas neurológicas- base para niños) es un sistema de intervención neuromotriz en niños desde 2 años hasta 9 años, dirigido al desarrollo de conductas neuromotrices básicas, con una metodología debidamente sistematizada y secuenciada, las cuales buscan el desarrollo de los patrones neuro y psicomotores que regulan los procesos de: movimiento, conducta, aprendizaje, y emocionales, que al vincularse con las áreas de la comunicación, la emotividad y la afectividad logran el restablecimiento de carencias en el desarrollo de estos elementos en los infante que presentan alguna alteración en áreas tan importantes como la conductual, la motora, el aprendizaje y la afectividad, estos patrones básicos de coordinación neuromotora, promueven la incorporación de habilidades que podrán ser aplicadas por los infantes al entorno escolar, familiar y social.