Todo proceso inicia con una primera cita en donde se realiza una historia clínica. Una vez identificadas las necesidades específicas de cada individuo, se elabora un plan a seguir, el cual puede implicar una valoración en una o varias áreas (lenguaje, habla, físico, ocupacional, grafomotriz, autismo, habilidades sociales), o el diseño de un tratamiento terapéutico a seguir.

En caso de haberse acordado un proceso de valoración y una vez que ha sido finalizado, se acuerda una cita para explicar los resultados obtenidos y entregar un informe escrito. En él se incluyen recomendaciones y se plantea un plan que cubra las áreas de trabajo apropiadas para el desarrollo del paciente.

Los padres eligen el modelo a seguir para el tratamiento del individuo, basados en la metodología de los profesionales que trabajarían con él, la dinámica familiar y los modelos a los que tiene acceso la familia.

Comprometidos con la sensibilización, formación e inclusión de personas con discapacidad, se ofrecen cursos y talleres, de manera recurrente. En caso de requerirse un curso que no se encuentre entre los mencionados en la siguiente sección, es posible organizarlo a la medida de las necesidades de su audiencia.
Se imparten asesorías a: familias, escuelas y profesionales; así como sensibilizaciones a: escuelas (personal, alumnado) y familias – incluyendo, por supuesto, a los hermanos-, con el propósito de fomentar valores y actitudes que permitan la sana convivencia y la inclusión espontánea y genuina de alumnos con necesidades educativas especiales.
El equipo del centro Hacer para Ser proporciona el servicio de diagnóstico para pacientes con una residencia fuera de la Ciudad de México o que reciben la asistencia de organizaciones o centros externos. Dicho diagnóstico se complementa con la entrega de un plan de tratamiento y recomendaciones dirigidas a especialistas específicos, de acuerdo a las necesidades específicas de cada cliente.

Diagnósticos

Se realizan evaluaciones y valoraciones en:

  • Miofuncionalidad oral
  • Alimentación
  • Articulación

Están enfocadas en la evaluación de la anatomía, fisiología y funcionalidad de las estructuras que intervienen en el proceso de respiración, alimentación y fonación. La evaluación de la articulación, por su parte, tiene el fin de determinar los fonemas o sonidos del habla que el paciente no logra emitir o que están alterados dentro de palabras aisladas y/o en su habla conectada.

Haciendo uso de pruebas estandarizadas y no estandarizadas, se aplican métodos y exámenes clínicos con fines de diagnóstico, pronóstico y tratamiento para diferentes patologías del sistema músculoesquelético y del sistema nervioso central: defectos posturales, fuerza muscular, rangos de movimiento articular, coordinación, daño neurológico, retraso del desarrollo, TDAH (Trastorno por déficit de atención con hiperactividad), alteraciones en el equilibrio y marcha; con el objetivo de establecer un programa de intervención terapéutica, adecuado y oportuno.
Se realizan valoraciones para niños menores a 7 años, con el fin de determinar el nivel de desarrollo académico/cognitivo:
  • Prerrequisitos matemáticos (conteo, seriación, identificación de números, formas, colores, etc).
  • Prelectura (conciencia fonética y fonológica, funcionalidad de la lectura, identificación de letras).
  • Preescritura (trazos, direccionalidad, grafomotricidad).
  • Atención (facilidad para iniciar, dar seguimiento y concluir una tarea).
La evaluación de las áreas anteriores se realiza con un cierto enfoque en el lenguaje, lo cual implica un análisis de adquisición de rasgos distintivos de todos los conceptos esperados para la edad y grado escolar del paciente.
Se realizan valoraciones para determinar el nivel de comprensión y expresión del lenguaje. Por medio de actividades lúdicas, se identifica el desarrollo en las 3 áreas que lo componen: semántica, sintáctica y pragmática. Al mismo tiempo, se observan todos los procesos implicados en la transmisión de las intenciones comunicativas del paciente -ya sea de manera verbal o no verbal-, y la forma mediante la cual son interpretadas por la persona con la que interactúa.
Se cuenta con profesionales certificados para la aplicación de la prueba MOXO, la cual es una prueba estandarizada que se utiliza como apoyo para la evaluación del TDAH, ya que mide 4 áreas asociadas al mismo: hiperactividad, atención, tiempo de respuesta e impulsividad. Dicha evaluación se complementa con la observación del médico especialista.
Se cuenta con profesionales capacitados para la aplicación de pruebas psicométricas, que tienen como objetivo atribuir valores o cifras que nos ayuden a entender los fenómenos y condiciones psicológicas e intelectuales de la persona, a través de la comparación de éstas con una norma; con el fin de generar un plan de acción adecuado para cada paciente (niño o adolescente). 

Por otro lado, las pruebas proyectivas aplicadas en un ambiente donde se promueve la confianza con el examinador, buscan encontrar: los miedos, ansiedades, necesidades, áreas de conflicto, preocupaciones y fortalezas del examinado. Esto nos permite, como equipo, entender cómo se relaciona cada persona con el ambiente, con su familia y el entendimiento que tiene de sí mismo. De esta manera, y en conjunto con otras pruebas de lenguaje e inteligencia, se puede brindar un diagnóstico diferencial, un posible pronóstico y una guía para brindar al paciente el mejor esquema terapéutico. 

Haciendo uso de pruebas estandarizadas y no estandarizadas, se realiza una observación general a nivel de: motricidad fina (grafomotricidad y pinzas), motricidad gruesa, patrones integrales, coordinación dinámica general, integración refleja, dispositivos básicos de aprendizaje, componente socio-afectivo y emocional. También se observan las conductas de juego, sus preferencias, adaptación al medio y desarrollo social, relación con la figura de autoridad, independencia (A.V.D), tolerancia a la actividad y nivel de atención. De esta manera, es posible ubicar su nivel de desarrollo en cada área para  poder determinar un diagnóstico terapéutico, estableciendo las prioridades en la intervención terapéutica; y de ser necesario, realizar las adaptaciones y adecuaciones en los diversos contextos de su vida.


*Esta valoración está basada en la teoría de Jean Ayres: se obtiene conocimiento precisa acerca de la capacidad del S.N.C. (Sistema Nervioso Central) para organizar e interpretar cómo es captada la información por los diversos sistemas sensoriales (visual, auditivo, gustativo, olfativo, táctil, propioceptivo y vestibular); para poder responder, de forma adecuada, al ambiente que lo rodea.

Se trabaja de manera multidisciplinaria, aplicando diferentes instrumentos validados y estandarizados para nuestra población, con el fin de obtener un reporte de evaluación elaborado especialmente para cada paciente, con base en aspectos: cognitivos, sociales, de comunicación y de habilidades adaptativas.

Con base en los resultados obtenidos en la valoración y la evaluación, se elabora un plan, con las metas a corto y largo plazo, para el tratamiento de la persona en todos los contextos en que se desenvuelve, considerando que los profesionales encargados del caso, basándose en el modelo SCERTS, trabajarán en conjunto con la familia, la escuela y el monitor.

Es un método diagnóstico que estudia el funcionamiento cerebral y brinda información no provista por otros métodos de estudio, el cual comprende cómo funcionan las diferentes áreas y sistemas del cerebro de un paciente a través de la medición de sus capacidades cognitiva en las siguientes áreas: capacidad intelectual general, aprendizaje y memoria, habilidades viso-espaciales y viso-perceptuales, el temperamento y la personalidad, el lenguaje, la atención y la concentración, Las destrezas de ejecución de alto nivel o funciones ejecutivas (p.e: secuenciación, razonamiento, resolución de problemas, etc.). 
Son las pruebas utilizadas para detectar problemas de aprendizaje (p.e: TDA), dificultades conductuales y competencias conductuales en el ámbito escolar, así como los hábitos de estudio, las habilidades sociales en el ámbito escolar, y el rendimiento académico. 

Tratamientos

Se aborda el tratamiento de pacientes con TDAH desde el trabajo de funciones ejecutivas. A partir de diferentes estrategias aplicadas dentro de actividades lúdicas, escolares y de la vida diaria los pacientes adquieren un conjunto de habilidades que les permiten: organizar, planear, evaluar y autorregularse; así como iniciar, dar seguimiento y concluir tareas, por medio de estrategias metacognitivas y del uso eficiente de un lenguaje interno.
Se ofrecen terapias enfocadas a desarrollar e incrementar habilidades afectadas por problemas de aprendizaje o problemas para aprender. Las estrategias impartidas por los terapeutas a los pacientes buscan mejorar la decodificación y comprensión lectora, la organización de ideas para escribir, la rapidez y precisión para efectuar operaciones matemáticas, la consolidación de procedimientos para resolver problemas matemáticos y la comprensión de materiales académicos, a partir del lenguaje.

En lo anterior se busca que el paciente alcance un nivel metacognitivo que le permita aplicar, de manera independiente y flexible, las estrategias aprendidas en las habilidades mencionadas, sin importar que las exigencias del grado escolar incrementen.
Se ofrecen sesiones individualizadas en las que se enseña, a estudiantes de los últimos grados de primaria, secundaria y preparatoria, a adquirir estrategias que les faciliten la comprensión y organización del material académico; a fin de lograr almacenarlo de manera significativa en la memoria a largo plazo, en lugar de tener que aplicar estrategias de repetición y memorización mecánica. Asimismo, los alumnos aprenden a resolver exámenes de manera estratégica para que la misma estructura de las preguntas facilite la recuperación de los temas estudiados; lo cual les ayuda a obtener mejores resultados.

La planeación de proyectos y tareas a largo plazo, la organización de agendas y material escolar, la elaboración de presentaciones e investigaciones y el manejo del tiempo para hacer tareas son abordados también en este tipo de sesiones.

Se ofrecen terapias de habla dirigidas a pacientes que presentan alteración en las estructuras fisiológicas necesarias para la producción del habla. La terapia miofuncional es el conjunto de procedimientos y técnicas utilizadas para mejorar: la sensibilidad, el tono, la estabilidad, la disociación y el movimiento de la musculatura implicada en los procesos de: habla, masticación y respiración. Lo anterior es logrado a partir de rutinas de ejercicios llevados a cabo con: alimentos, guíalenguas, objetos especializados de diferentes tamaños y texturas, espejos y juguetes para soplar.

Complementariamente, los especialistas del centro aplican algunas de las metodologías siguientes para auxiliar al paciente en la adquisición y/o corrección de la producción de fonemas: Método de Van Riper, Método de Cooper, Método de Contraste Mínimo, Método Sonrisa y PROMPT.

Los grupos de habilidades sociales están conformados por niños y adolescentes agrupados de acuerdo a un perfil específico, con el fin de que todos los integrantes obtengan un beneficio al pertenecer al grupo. Se promueve la misma oportunidad de aprender y practicar destrezas importantes para la vida social, como: liderar a otras personas, compartir problemáticas y logros personales, motivarse entre ellos para alcanzar objetivos específicos, trabajar en equipo, conciliar y buscar maneras efectivas de relacionarse con los demás. Todo lo anterior es mediado y dirigido por un profesional encargado de la contención grupal, que además estimula al grupo para alcanzar las metas tanto individuales como grupales establecidas. 

Se ofrecen terapias dirigidas a mejorar las habilidades de interacción y comunicación. Para ello, a partir de eventos comunicativos y actividades lúdicas, los especialistas ayudan a los pacientes a obtener medios para expresar sus ideas -a partir de lenguaje verbal y no verbal-, a ampliar su léxico, a mejorar la comprensión de palabras y expresiones nuevas, a estructurar el orden y la correspondencia de su expresión, a tomar turnos, a seguir las reglas sociales de comunicación, a categorizar y conceptualizar su léxico, a expresarse por diferentes motivos -más allá de la solicitud de objetos deseados-, a comprender y hacer uso del lenguaje no verbal (expresión corporal, entonación, etc.).


Asimismo, se atiende a pacientes que presentan dificultades en las habilidades mencionadas, debido a causas específicas como: bilingüismo, síndrome de Down, trastorno del espectro autista, discapacidad intelectual, etc.

Se ofrece tratamiento de fisioterapia dirigido a pacientes que presentan alguna alteración en las áreas: músculo esquelético, ortopédica, de neurodesarrollo y de neuroestimulación.

Se ofrece tratamiento de terapia ocupacional dirigida a pacientes que presentan problemas en alguna de las áreas de: autocuidado, motricidad, y/o integración sensorial.

Consideramos que las habilidades sociales son una parte fundamental del desarrollo, ya que contribuyen a que los seres humanos vivan mejor, tanto en el ámbito personal como en el colectivo. Por esta razón, trabajamos con nuestros pacientes para fomentar y mejorar la autoeficacia en las experiencias sociales, a través del entendimiento de la perspectiva del otro. Este beneficio se alcanza al ayudarles a mejorar, en las sesiones de trabajo, su autoconocimiento y sus herramientas comunicativas, las cuales les permitirán escuchar y entender a los demás, al poder: conciliar, negociar, trabajar en equipo y aprender a mediar dentro de procesos conflictivos. 

Nuestro objetivo primordial es que niños y adolescentes se sientan seguros de sí mismos durante las diversas interacciones sociales. Por lo que, dentro de un manejo terapéutico individualizado de confianza, se promueven dichas habilidades sociales a través de diversas actividades de: juego, recreaciones, actividades manuales, análisis de situaciones, reflexiones y “role playing”.
Estamos comprometidos con el diagnóstico y tratamiento del paciente y su familia. Para ello, se trabaja con grupos de apoyo a padres, con el fin de estimular en ellos el desarrollo de las herramientas que necesitan para contribuir en el proceso de desarrollo de sus hijos. Estas sesiones también les permiten la convivencia y la experiencia de compartir sucesos y vivencias similares con otros padres; siendo mediados por el apoyo de un especialista.
El apoyo psicológico que se proporciona tiene como objetivo, a través de la formación de un vínculo seguro, la distinción y conceptualización de cada una de las emociones, así como la generación de herramientas y estrategias metacognitivas y de autorregulación relacionadas con aspectos de la personalidad, del estado de ánimo y del comportamiento de cada paciente. Además, a través del juego y de diversas actividades lúdicas, los pacientes logran: verbalizar, identificar y confrontar sus miedos y problemáticas del día a día.

Como somos un centro multidisciplinario, consideramos a los padres una pieza clave en el tratamiento de cada niño y adolescente, por lo que se lleva a cabo un trabajo muy importante para involucrarlos en el sistema terapéutico de sus hijos, tratando de establecer pautas de convivencia que ayuden a los menores a coexistir en la unidad familiar de una manera sana. Para esta tarea nos apoyamos en profesionales externos, de ser necesario.

De acuerdo a la evaluación se desarrollará un plan de tratamiento psicoterapéutico integrativo

el cual engloba una serie de métodos y técnicas lúdicas especializadas para que el niño o el

adolescente encuentre múltiples oportunidades para la expresión y el autocontrol de sus

emociones, la expansión de la conciencia, incrementar su tolerancia a la frustración, el

reconocimiento de sus propios recursos, el desarrollo de sus habilidades sociales así como

lograr la homeostasis familiar. 


Tenemos experiencia trabajando con los siguientes trastornos: 

- Problemas emocionales 

- Trastornos de la personalidad 

- Trastornos conductuales

- Impulsividad

- Ansiedad y depresión infantil

- TDA/H

- Trastorno de la eliminación 

- Trastornos del sueño infantil 

- Trastornos alimenticios 

- Habilidades sociales 

- Adicciones 

- Duelo